Eco-TRUTH: ALUXES, un zoológico buena onda

“No había árboles, no había nada; sólo pasto”, comenzó a explicarnos Paola antes de iniciar el recorrido. “El parque se adquirió hace 15 años; los directivos comenzaron a reforestar y hoy es impresionante cómo ya podemos ver árboles propios de la selva”.

Leí que se trataba de un parque ecológico, algo así como una reserva de animales. Tenía mis dudas, no soy fan de los zoológicos, pero me terminaron convenciendo de entrar.

Ubicado en Palenque, Chiapas, ALUXES es un eco-parque que tiene como objetivo el rescate, la conservación y la reintroducción de la flora y fauna de la región a sus hábitats naturales. Pone especial énfasis en aquellas especies que se encuentran en peligro de extinción, o están amenazadas por la actividad humana.

Actualmente alberga alrededor de 400 animales, entre 80 especies diferentes de aves, mamíferos y reptiles. ALUXES ofrece la oportunidad, no sólo de observar todos los animales, sino también de interactuar con algunos de ellos. Puedes alimentar un manatí o un cocodrilo; así como puedes acariciar una boa bebé o una tortuga gigante africana.

Por ser una asociación civil y no gubernamental, ALUXES no recibe subsidios ni apoyos del gobierno. El valor de la entrada, 100 pesos, es considerada como donativo para el parque y su mantenimiento.

“Con ese donativo se puede recorrer todo el parque y ver las especies que se albergan aquí”, comenta Paola “y nos ayudan al mantenimiento propio del parque, y proyectos de reforestación, conservación y reproducción”.

Cuando Paola habló de reproducción, se refería al Tapir y el Manatí, especies que se encuentran en peligro de extinción en el estado de Chiapas. Son cuatro manatíes en el parque, “dos vinieron de Catazaján; uno venía lastimado con un arpón (como consecuencia de la pesca de la zona), y el otro había ingerido plástico”.

Desde que entré a ALUXES, me di cuenta que el concepto era muy diferente al de un zoológico. Para hacer el recorrido, caminas por una vereda entre árboles y plantas de la región. Encuentras letreros que te advierten no salir del camino, pues hay animales libres que podrían atacarte. Está prohibido tocar los vidrios que te separan de los jaguares y los monos. Puedes entrar a la jaula de los pericos y tener contacto directo con las guacamayas…

A partir de 2007, ALUXES trabaja en conjunto con el parque eco-arqueológico Xcaret y la Universidad Autónoma de México, con el objetivo de devolver la vida de la guacamaya roja.

“Hace dos años se liberaron 96 aves aquí en la zona, que son las que sobrevuelan sobre Palenque”. nos contó Paola.

Xcaret donó las dos guacamayas que habitan ALUXES, y la UNAM es quien se encarga de realizar todos los estudios necesarios, así como acompañar el proceso por el que pasan los animales para despegarse del humano y adaptarse a su hábitat.

“Es un proceso bastante largo pero bonito. Pasan por una jaula de pre-liberación, poco a poco ya no van teniendo contacto con las personas, saben que tienen que buscar semillas en los árboles, y posteriormente se liberan”, explicó Paola.

Además, se espera que este año alcancen su madurez sexual y puedan reproducirse en libertad.



Toda la fauna que está en ALUXES fue rescatada o se está buscando el mejoramiento de su especie. Ningún parque igualará el hábitat natural de una especie. Al final, por más árboles, plantas y espacio, los animales continúan en cautiverio, y no deja de ser un zoológico.

Sin embargo, muchos de esos animales, si no estuvieran ahí, probablemente ya habrían muerto. No me gustan los zoológicos, pero… puedo decir que ALUXES es un zoológico buena onda.

This website contains opinionated posts. View at your own discretion.

Subscribe now!

Subscribe today and get future blog posts your email.

 

Leave a reply