Bibi, campeona mundial en Gimnasia Artística | Por: Dalia Gutiérrez

México es campeón mundial de gimnasia artística femenil. Por más increíble que parezca, es verdad.

En el mes de noviembre se llevó a cabo el Campeonato de Gimnasia de la Organización Internacional de Atletas de Gimnasia con Síndrome de Down, y Bibi, una pequeña de 11 años, ganó el primer lugar en su categoría.

Su nombre es María Bárbara Wetzel, es veracruzana y estoy segura que se esforzó mucho para lograr el puntaje más alto en el “All Around”. Sin embargo, tan sólo un mínimo porcentaje de la sociedad se enteró de su logro.

Me gustaría decir que me enteré por verlo en primera plana, así como me supe del atentado terrorista en Francia, o del pasado huracán Patricia que iría a destruir México. Sólo que no, lo vi en Facebook, donde suelo enterarme de la mayoría de las notas que me ponen contenta, pero que nunca veo en la prensa o televisión.

Cuando leí la publicación me emocioné, pues gimnasia es un deporte en el que México no suele destacar. Me apresuré a buscar para saber más, pero para mi sorpresa, en los pocos medios en donde encontré la nota era todo igual: tres míseros párrafos con la misma información.

¿Qué pasa?, me pregunté. ¡Esta nota merece que todos lo sepan!

Hay notas que tienen mayor difusión que otras. Los medios de comunicación tienen su agenda, donde por diversos intereses seleccionan la información que va a difundirse. Ellos deciden qué, cuándo y cómo van a darnos a conocer los hechos que supuestamente necesitamos conocer.

El detalle con esta situación es que con base a la información que recibimos, formamos una perspectiva sobre nuestra realidad.

Continuamente veo comentarios en las redes sociales y escucho personas a mi alrededor lamentando lo mal que está nuestra sociedad. Por ahí escucho que México está lleno de corrupción, que aquí sólo pasan cosas malas, que los gobernantes no hacen lo que deberían, que México no es un país sobresaliente…

Hace unos años cuando Monterrey atravesó la ola de violencia, los medios estaban tapizados de notas rojas. El pánico y el miedo se sentía en el ambiente. Después, cuando por razones de seguridad se dejaron de pasar ese tipo de notas, la sensación de violencia bajó. Así, la información que obtenemos es un factor para crear nuestra manera de ver el mundo.

Todos esos comentarios negativos que he leído y escuchado sobre nuestra sociedad, son en gran parte por lo limitados que estamos en información. Historias como la de Bibi hay cantidad para celebrar, pero lamentablemente, muchas veces ni nos enteramos.

Tenemos que salir de la burbuja. Los medios de comunicación se manejan a su manera. Ojalá fuera diferente, pero nosotros también podemos hacer algo al respecto. En la actualidad tenemos a nuestro alcance muchas fuentes de información y podemos escarbar para enterarnos de todo lo que está pasando y conocer el panorama completo.

Bibi merece que su historia sea conocida por más personas y nosotros tenemos la responsabilidad de ayudar a que eso sea posible. Sólo así podremos darnos cuenta de que nuestra sociedad no está tan mal como a veces se piensa; que sí, hay cosas que mejorar, pero hay cantidad de cosas para celebrar y sentirnos bien, para descubrir que a veces, tan sólo es cuestión de ver las cosas desde otra perspectiva.


Por: Dalia Gutiérrez

   

Leave a Reply