Caño Cristales, el arcoíris que se derritió

En un rincón del centro de Colombia, habita un río diferente de todos los demás ríos del mundo. Una corriente de agua que se pinta de colores y parece un arcoíris. Lo han llamado el río que escapó del paraíso.

Caño Cristales es el nombre del rió de colores, que atraviesa no más de 100 kilómetros del Parque Nacional Natural Sierra de la Macarena. Las causantes de sus galas cromáticas son las algas de diferentes colores que habitan en él, otorgando al río más hermoso del mundo tonalidades de rojo, amarillo, negro, azul, verde y rosado.

El río de los Dioses,  no sólo es destacado por sus colores, sino por su lecho rocoso, que forma parte del escudo guayanés, el cuál recorre Colombia, Venezuela, Brasil, Guyana, Surinam y Guayana Francesa. Esta formación rocosa es considerada una de las más antiguas de la Tierra.

La Sierra de la Macarena es hogar de diversas especies de flora y fauna, entre los que destacan los osos hormigueros, jaguares, pumas, venados, primates, reptiles y anfibios. Sin embargo, una característica particular del río, es que en él no habita ninguna especia de pez, puesto que sus aguas no cuentan con alimentos para ellos.

Aunque el acceso público al Parque de la Sierra de la Macarena estuvo restringido por muchos años, debido a la presencia de conflictos armados en la zona, hoy es posible realizar una visita turística, incluyendo, por supuesto, el rió de colores.

Para llegar, primero es importante saber que el Caño Cristales sólo muestra sus aguas de colores durante la época de lluvia, de junio a diciembre. En estos meses, especialmente entre septiembre y noviembre, la lluvia llena el caudal del río, y las plantas florecen, lo que da lugar a un espectáculo cromático. Al finalizar el año, el río se seca y la flora comienza su fase de reproducción, por lo cual el parque cierra el acceso al público.

A comienzos del 2017, un grupo de ambientalistas advirtieron que el Caño Cristales se encuentra en peligro, debido al verano de este año, que estuvo muy ausente en lluvias. Dado que el río depende en su totalidad del agua de la lluvia, si no llueve, muere. Aunado a ello, la deforestación indiscriminada de árboles y la quema de bosques son una gran amenaza para el arcoíris que se derritió.

 

 

 

 

This website contains opinionated posts. View at your own discretion.

Subscribe now!

Subscribe today and get future blog posts your email.

 

Leave a reply