Crisis del joven adulto: Un año más

Y para este capítulo lo vamos a titular "Cumpleaños en martes"

Mi cumpleaños cayó en martes, mitad de quincena y algunos apenas recuperándose de la cruda que dejo un festival el domingo anterior. Al menos como regalo supremo, tuve un clima nublado y agradable. Recién estaba cumpliendo 23 años, no importaba que día fuera. Seguía cumpliendo 23 años.

Sí, es una edad muy corta en la cual aún falta mucho por vivir. Pero la crisis no es "Ay, me siento vieja" no. La crisis es en sentarnos y observar ¿qué tanto recorrimos desde el cumpleaños pasado?, ¿qué hicimos?, ¿a quienes conocimos?. Mis propósitos no los hago en año nuevo, los hago el 21 de junio.

Tuve un año muy revuelto, como el año de muchos. Logre comenzarlo de manera positiva con un nuevo trabajo enfocado a mi carrera. Mantenía mi semana libre para estudiar y mis fines de semana para trabajar. Fue mi versión de "semestre sabático" que duro sólo dos meses. Me fui de fines de semana a trabajar la jornada laboral de una oficina de monitoreo semanal, O sea, empecé a despertarme a las 5 de la mañana para trabajar y dormir a las 12 de la noche por estar haciendo trabajos de la facultad.

Esa fue la etapa donde comencé a vivir la crisis de dormir, pero todo esfuerzo tiene que ir brindando sus recompensas, y el año pasado pude realizar mi primer viaje sola al en ese entonces todavía Distrito Federal, para 4 meses después volver a visitar pero ahora como la Ciudad de México. Cuantos cambios en tan poco tiempo, ¿veda´?

Estuve a punto de perder un dedo por culpa de la desidia de no atenderlo a tiempo, allí aprendí a que debo de hacerle más caso a mi cuerpo cuando detecta que algo no anda bien y no dejarlo hasta el final solo "porque no tengo tiempo de consultar."

Caes en baches y no le ves pa' cuando vas a recarpetear, sientes que te hundes cuando descubres las responsabilidades que conlleva el intentar actuar como adulto. Pagar cuentas, perder amistades, pagar cuentas.

El primer semestre viviendo ese año nuevo salió tan bien, que así de contrario fue mi segundo semestre. Fue una balanza tan justa y perfecta que una crisis buena de todo esto fue aprender a ser agradecida.

Esta es una crisis corta, asimilar cómo empezar este juego es un cosquilleo más profundo que el año anterior. Mientras tanto, cumplir años en martes pasó desapercibido.

 

This website contains opinionated posts. View at your own discretion.

Subscribe now!

Subscribe today and get future blog posts your email.

 

Leave a reply