Cubrir asesinatos a los 9 años | TRUTH México

En más de una ocasión he escuchado quejas sobre cómo las generaciones actuales tienen menor interés por su propio desempeño: no tienen motivación ni ganas de trabajar; se exigen y se esfuerzan menos.

Todo navega sobre un “ah, puede ser que sí”, hasta que un día llega alguien con todas las características opuestas: tiene pasión y motivación por lo que hace, y trabaja arduamente para lograrlo. Pero lo que recibe no son felicitaciones o, cuando menos, indiferencias; sino críticas maliciosas con intención de apagar los sueños de los demás.

Su padre fue reportero del New York Daily News. Ella, desde que tenía 7 años, comenzó a acompañarlo a su trabajo, y terminó por enamorarse del periodismo.

“Me gusta lograr que las personas conozcan la verdad, ¿sabes?”

dice Hilde Kate Lysiak, una reportera de 9 años en Pennsylvania.

Sí, una reportera. No una niña jugando a ser periodista.

En conjunto con sus padres y su hermana, Hilde comenzó un periódico propio. Lo llamó Orange Street News, y con crayones, escribía las noticias que ocurrían en su vecindario.

De los crayones pasó a producir un diario impreso. Hoy ya tiene una página en internet, en Facebook, en YouTube y hasta ofrece una suscripción anual para sus lectores.

Se ganó muchos seguidores, gente que la lee constantemente y agradece su trabajo. Porque Hilde se encarga de hacer todo el trabajo periodístico, y le encanta.

El pasado 2 de abril publicó en su página una nota sobre un homicidio ocurrido a unas cuadras de su casa. Incluso, se adelantó por horas a los demás periódicos locales.

Al igual que con las demás noticias, ella se encargó de recabar los datos, hacer las entrevistas, ordenar la información, conducir su video y escribir la nota.

Lo que sucedió después fue que Hilde recibió una suma de comentarios negativos, argumentando que una niña de 9 años no tiene la edad suficiente para cubrir una nota de ese tipo, y mucho menos para creerse una periodista de verdad.

"Me parece repugnante que una niña tan adorable crea que es una periodista de verdad. ¿Qué pasó con las fiestas para tomar el té".

“Estoy en desacuerdo que esta pequeña niña piense que ella es una periodista real. ¿Qué pasó con los juegos de té?”.

“Niñas de nueve años deberían jugar con muñecas, no tratando de ser reporteras”.

“Tienes nueve malditos años de edad. ¿Qué diablos pasa contigo?”.

Indignada por los comentarios que le aconsejaban regresar a sus juegos infantiles, Hilde decidió grabar un video respondiendo, no las críticas, sino a los creadores.

“Si quieres que deje de cubrir noticias entonces deberías dejar tu computadora y hacer algo al respecto. ¿Les parezco lo suficientemente adorable así?”.

Ella dice que está interesada en el periodismo criminal porque “le gusta resolver acertijos”. Sin embargo, eso no significa que sea un juego. Su trabajo demuestra lo contrario.

Hilde escribe, e incluso mucho mejor que muchos adultos.

¿Por qué ahora que una niña demuestra que está comprometida con lo que quiere lograr, se le trata de reprimir?

Todo navegaba como un “ah, puede ser que sí”, pero ahora, no me ha de sorprender porqué muchos llegan a desistir.


Por: Dalia Gutiérrez

 




   

Leave a Reply