CREATIVO: El camino de la felicidad | Por: Azael Rada

En un mundo caótico como en el que vivimos, a veces lleno de malas enseñanzas, lleno de malas vibras a las cuales es difícil escapárseles o no contagiarse diariamente; la felicidad se convierte en una meta lejana para todos, tomándola sólo como un ideal de lo que se quiere alcanzar.

Existen millones de personas, todas y cada una de ellas viendo y viviendo a ningún ritmo por igual.  Al final de los casos lo importante es cómo sobrellevamos nuestros días, y ser conscientes de qué es lo que estos nos dejan.

La felicidad es más que una meta o un estado de confort. Ella cambia tu perspectiva de ver las cosas, de hacer las cosas, es algo más personal que una fachada de alguien despampanante y alegre; es una elección propia que  nos abarca y cubre en todo momento del día,  porque sin lugar a dudas no hay nada ni nadie afuera que nos pueda brindar más felicidad que la que nosotros podemos dar a nosotros mismos.

Ahora quiero compartirte algunos sencillos puntos cotidianos que se acoplan y van de la mano con la felicidad, tomándolos como un proceso interno que pueden tomarte un poco de tiempo desarrollar pero te dará un equilibrio en tu día desde el primer instante que empieces a practicarlos.

Dejemos en claro que para llegar a un estado de armonía en general debe buscarse primeramente la felicidad interna.

Sonreír: La sonrisa hace aumentar los niveles de endorfinas en el cuerpo, hormonas que son capaces de ser hasta 20 veces más potentes que los medicamentos contra el dolor que se venden en las farmacias. ¿Debiese ser, sin duda; nuestra actitud de vida no?, ¡Sonríele a la vida!, te aseguro que nada malo viene con una sonrisa al frente.

Agradecer: Agradecer genuinamente es un acto muy poderoso, refuerza nuestro autoestima, auto confianza, motivación, y con ello nos mantiene consientes y claros. Si se comenzara agradecer desde que se levanta hasta que se van a dormir, cada momento, cambiaría tu actitud y empezarías a sentirte más afortunado.

Vivir y disfrutar: Nuestro paso por la vida es breve, muy breve, si tomas en cuanta que eres uno entre siete mil trescientos veinticuatro millones setecientos ochenta y dos mil personas que existen; así que tómate unos minutos, detente, y aprecia a tu alrededor; regulariza tu respiración, deja la prisa de lado y conéctate con ese preciso momento. Sin duda es una experiencia de gran apreciación por nuestra vida, sé consiente de que ahí afuera todo puede cambiar en un segundo, así que desarrolla esa flexibilidad de ver que nuestras vivencias son además de recuerdos y lo que nos define en la vida, mil oportunidades de crecimiento.

Gran parte de lo que se considera felicidad radica en las acciones que menciono; en la felicidad interna. Más que una meta a seguir, estas acciones constituyen a familiarizarnos con nuestro entorno, a vivir con más plenitud en nuestro yo interno y como mencioné anteriormente, no hay nada ni nadie afuera que nos pueda brindar más felicidad que la que nosotros podemos dar a nosotros mismos. Y si estamos bien con nosotros mismos, lo demás sobra o se congenia con nosotros.

   

Leave a Reply