El charro, icono de folklore | TRUTH México

Izquierda, derecha, frente, atrás, medio, verde, blanco y rojo; todo lo mismo. ¡México es tierra de charros!

La charrería llega a México junto a la colonización española, más no era permitido que el indígena montara a caballo, pues “el charro” ostentaba un poder social importante como dueños de grandes extensiones de tierra, y de igual manera gran poder económico. Sin embargo, para las tareas de ganadería era necesario emplear a vaqueros, principalmente mestizos o en reservado casos, indígenas.

Estos; para que se les otorgara el permiso de montar debían ser empleados de una hacienda, utilizar sillas distintas a las que usaban los españoles, vestir con cuero o gamuza, pues los charros no se comparaban con simples jinetes.

Más no fue hasta después de la independencia que se consolidan como hombres “de a caballo” a los propietarios de pequeñas granjas y arrendadores independientes.

Se dice que la charrería se originó en los Estados de Jalisco, México, y principalmente Hidalgo.

En México, la cultura de la fiesta y de la convivencia hicieron del charro un personaje alegre, un tanto fanfarrón y un ente completamente social, pues el charro cancionero y bailador del cine mexicano no es tan ficticio como sus críticos pretenden, ya que antes de la era de los medios masivos de comunicación, la gente del campo se entretenía haciendo música y bailes, esto es la fuente del folklore.

Pero lo más importante se queda en la vestimenta del charro mexicano, que ha llegado a distinguirse a nivel mundial y a identificar a México casi en cualquier lugar del mundo. Tanto así que se cuenta con un prototipo de la indumentaria del charro; clasificada en tres categorías: De faena, utilizado en competencias, de media gala; mas ornamentado, también para competencias y por ultimo de gala. Esta última se subdivide en traje de etiqueta y traje  de ceremonia, con este último no se puede montar.

12023245_10153122075321711_444224077_n 12025412_10153122075041711_2100389037_n

Hoy, la charrería ya como deporte reglamentado desde la década de 1930, deja al charro como icono de la mexicanidad y de gran auge del folklore mexicano.

 

Por: TRUTH México

   

Leave a Reply