El gran paso a la ignorancia | Por: Brenda Castillo

No hay peor ciego que el que no quiere leer.

-Anónimo

Hace algunos días tuve la oportunidad de preguntarles a algunas personas, de distintas edades, acerca de la importancia de la lectura; la mayoría me respondía: “…es importante porque a través de ella puedes aprender grandes cosas”, “…te abre la puerta a la imaginación”, “…es un medio que te permite ampliar tu cultura general”, entre otras respuestas trilladas.

Sin embargo, hubo una pregunta que los puso a pensar y a la vez, los delató ante su respuesta anteriormente dada: ¿qué libro ha marcado su vida? Algunos se sonrieron de manera apenada, otros contestaron: “…si he leído varios libros, pero ahorita no me acuerdo de uno en específico” y quienes realmente tenían éste hábito no sabían ni cuál elegir.

Venda_para_los_ojos_de_sacerdote_polillaAnte esta situación nos podemos dar cuenta que estamos a tan solo un paso de la ignorancia, sino es que ya vivimos en ella, puesto que la única manera de conocer lo que sucede a nuestro alrededor, la historia de nuestros antepasados o lo que nos espera en el futuro, es leyendo.

Ser ignorante NO es no saber leer y escribir, ser ignorante ES que a pesar de tener dichas habilidades “ignoremos” o dejemos a un lado sucesos, información, detalles que nos permiten ser personas cada día más cultas y preparadas para lo que nos tiene preparado el mañana.

Así es que si quieres dar ese gran paso, te invito a que dejes aquél libro que te regalaron en la primaria o el que compraste hace algunos meses, dentro de tu armario. Te invito a que te pongas una venda en los ojos y recuerdes que… No hay peor ciego que el que no quiere leer.


Por: Brenda Castillo

 




   

Leave a Reply