El mundo habla de paz, pero es el principal causante de guerra | Por: Brenda Castillo

Mobile Hashtag Horizontal Concept

En los últimos meses las redes sociales y los medios de comunicación han estado llenos de mensajes referentes a la lucha por un mundo libre de violencia, guerras y egoísmos. Circulan imágenes pidiendo un “like” para que nuestra sociedad sea cada vez más solidaria con quienes necesitan algún tipo de apoyo o se reproducen vídeos que buscan concientizar a las personas de la falta de tolerancia y compresión que existe hoy en día; sin embargo, no nos damos cuenta de lo ilógicos que somos al apoyar con un #YoFirmoPorLaPaz o #NoMásGuerras, sabiendo que dentro de nuestra vida diaria realizamos pequeños actos que contribuyen a que el mundo esté envuelto en una guerra que parece no tener final.

Si nuestro compañero de trabajo ha sobresalido en el proyecto más importante de la empresa o es el alumno sobresaliente de la escuela, no nos alegramos por el éxito que está teniendo en ese momento, sino que hacemos todo lo que está en nuestras manos para ponerle obstáculos que le impidan seguir conservando ése lugar e incluso entramos en una competencia exhaustiva para quitárselo y ser nosotros quienes tengamos el centro de atención; si nuestro hijo ha sido golpeado por un compañero del colegio durante el recreo, lo primero que le decimos es que se defienda, ya sea golpeándolo de la misma manera o amenazándolo, sin darnos cuenta que lo único que hacemos es fomentar la violencia.

Tal vez nos parezcan insignificantes dichos ejemplos, pero es gracias a éstas pequeñas situaciones que los rencores comienzan a aparecer, que la competencia pasa a ser símbolo de egoísmo y no de

dark grey keyboard red enter button war global world symbol

 crecimiento, que la solidaridad termine desapareciendo, pues que no brindamos nuestro apoyo solamente por ayudar, sino que esperamos recibir el doble de lo que damos y esto es lo que poco a poco genera las guerras y conflictos que observamos en la actualidad.

Así es que antes de compartir un mensaje que pida un mundo sin violencia, antes de apoyar con un hashtag en Twitter o alguna imagen en Instagram, piensa en las acciones que realizas día con día y reflexiona si realmente estás haciendo algo por la paz o te has convertido en un causante de la guerra.

Todo el mundo habla de paz, pero nadie educa para la paz, la gente educa para la competencia y este es el principio de cualquier guerra” Cuando eduquemos para cooperar y ser solidarios unos con otros, ese día estaremos educando para la paz.

–María Montessori


Por: Brenda Castillo

   

Leave a Reply