¡Fiesta grande en Chiapas! | TRUTH México

Chiapas además de ser un estado distinguido por sus hermosos paisajes, es un lugar que inicia el año de fiesta pues del 8 al 23 de enero no puede faltar la tradicional Fiesta Grande en Chiapa de Corzo, la cual se realiza en honor al Señor de Esquipulas y de dos santos: San Antonio Abad y San Sebastián, siendo este último el más venerado por la comunidad.

Esta festividad se distingue por su música al son de la marimba, las artesanías, ceremonias religiosas, bailes y la deliciosa “Comida Grande” que consiste en degustar dos platillos tradicionales: la Pepita con Tasajo, platillo hecho a base de tiras de carne seca cubiertas con una salsa de pepitas de calabaza, y el Cochito, carne de puerco adobada al estilo chiapaneco.

Otro de los elementos que llama la atención de los asistentes son los “chuntá”, quienes son jóvenes disfrazados de mujeres con faldas floreadas, sombreros, máscaras y maquillaje que salen bailando el movido Bayashando al ritmo del redoblar de los tambores para recorrer las calles de la localidad con canastas llenas de banderas de papel. Al frente del grupo se encuentran los “abrecampo”, los cuales tienen un papel interesante: provocar la risa de los espectadores. Se cree que es una costumbre que se tiene gracias a las mujeres que acompañaron a la señora María de Angulo, una distinguida viajera que recibieron y ayudaron los campesinos de ése lugar en épocas de sequía y hambre.

sccorzoPero lo que no puede faltar son las danzas de los parachicos, pues representan una ofrenda para los santos venerados durante la celebración; además, es una forma de propiciar el respeto mutuo entre las comunidades, por ello se les ha considerado como Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO.

El día 15 es cuando se les puede ver por todo el pueblo portando una montera de ixtle que representa la cabellera rubia, una máscara de madera sujetada con dos paliacates que muestra las facciones de un español, un sarape o chal bordado con hilo de seda y las sonajas de hojalata conocidas como “chinchines” con las que irán contagiando alegría y contestando algunas aclamaciones durante el recorrido.

La danza se aprende en ese mismo instante en el que se está ejecutando y la técnica que se utiliza para crear las máscaras es transmitida de generación en generación, desde la tala de la madera hasta su detallada decoración.

Todo esto y más es lo que se vive durante la Fiesta Grande en Chiapa de Corzo, un lugar donde las tradiciones van más allá de solo rendir culto.


Por: Brenda Castillo

   

Leave a Reply