CREATIVO: La enfermedad que cambia al mundo | Por: Missael Dávila

Atrévete a ser tu mismo. Se vale ser feliz y ser feliz haciendo lo que te dicta el corazón. Para muchas personas, cambiar al mundo es algo imposible de hacer, para otras, algo que nunca va a pasar... para nosotros los contagiados, el mundo ya es diferente cada día que pasa.

Me enfermé de amor y yo mismo me lo diagnostiqué hace algunos meses. Me atreví a salir allá afuera, a intentar hacer algo diferente y me enamoré de esta búsqueda por la felicidad. Hoy me gustaría poder contagiar a unos cuantos.

En estos tiempos en donde el mundo sufre cambios y avances a una velocidad un tanto apresurada, no solo en el mundo de la tecnología, sino también en la perspectiva social. nos hemos visto expuestos a conocer nuevas costumbres, tradiciones, nueva música, ideas, modas e inclusive nuevas formas de actuar ante los demás.

El mundo del Internet ha permitido que el mundo vaya evolucionado al punto en el que conocer de otros países y culturas está al alcance de un clic, y es por eso que ya en muchas ocasiones hemos sido testigos de cómo poco a poco en México se han adoptado ya bastantes nuevas costumbres, que han llegado gracias al interés y la popularidad que han alcanzado en la gente. Pero así como estas herramientas nos ha ayudado a encontrar nuevas formas de expresión, también en reiteradas ocasiones nos hemos encontrado con fenómenos que nos afectan de forma negativa, que atacan directamente en el bienestar social y que cada vez son más frecuentes.

Aún cuando se habla en muchas ocasiones de problemas como el maltrato animal, la contaminación ambiental, la insuficiencia y mal control sobre la política como si fueran los únicos problemas actuales que existieran, están lejos de ser los únicos que deberíamos pensar en erradicar, pues el mundo y los medios de comunicación así como están plagados de cosas positivas y contenido que nos alimenta y enriquece, también está repleto de violencia y maldad.

Estaremos más cerca de poder resolver estos problemas si comenzamos cambiando quienes somos y que es lo que somos para los demás. Si en lugar de pensar en cambiar al mundo, comenzamos por cambiarnos a nosotros mismos, porque solo en nosotros (los buenos) está la responsabilidad de permitir o detener estas fuerzas negativas.

La solución que yo les planteo es muy sencilla, y también al alcance de todos, y es por eso que aquí les dejo unos cuantos consejos que sé que podrán ayudarles un poco.

Atrévete a salir de tu rutina y enamórate de lo que haces, de lo que ves, de lo que escuchas. Dale a tu vida un giro de 360 grados y olvida todo aquello que te hace la vida más pesada, deja de buscar corregir los errores de los demás y trata de trabajar en ti mismo. Siempre buscamos que nos gusten las cosas que encontramos en nuestro paso pero te has puesto a pensar que; ¿tal vez nada nos gusta por que ni siquiera nos gustamos a nosotros mismos? puedes empezar por aquí, ¿te gusta ser quien eres? ¿te gusta lo que eres con los demás?, ¿te caes bien?...

La realidad nunca es absoluta, siempre dependerá del contexto en el que se sitúe, y es por eso que debes recordar que en el mundo vas a encontrarte con personas que no piensan igual que tu o que inclusive, pueden llegar a ver cosas que tú ves muy extrañas como algo normal. Y eso no esta para nada mal, al contrario, solo es una muestra de que el planeta esta lleno de diferentes ideas y personas, y la diversidad nos hace como sociedad un lugar más rico en cultura. SÉ TOLERANTE, por que todos tenemos la libertad de decidir como vestirnos, que música escuchar, y lo que debemos y no debemos de hacer con nuestras vidas, se vale aconsejar, pero siempre tomando en cuenta que la persona a la que se le aconseja quiera ser aconsejada, pues muchas de las veces no te darás cuenta pero puedes hacerle más daño a alguien si lo haces sin que la otra persona desee escucharte.

El amor lo cambia todo. Deja de pensar siempre en lo negativo de las cosas, fuera de aquello en lo que tengas fe y creas, siempre debes de estar feliz por el simple hecho de levantarte de tu cama cada mañana, de poder respirar, de tener la oportunidad de levantarte del sofá y luchar por tus sueños. Éste es mi consejo, cambia tu plato de amarguras y sírvete del amor y la felicidad que sólo harán que cada día puedas pintarte una sonrisa en el rostro y si tienes suerte y los ánimos suficientes, pintarle también una sonrisa a las personas que quieres y amas.

Por último y para concluir, debemos ser mas conscientes de que las diferencias es lo que nos hace ricos en diversidad, y que cada cabeza es un mundo, debemos siempre recordar que todos somos humanos y que tal vez no podremos cambiarle el mundo a todos pero sí podemos cambiar el nuestro.

Sé mejor persona, contagiarte de amor hará que el mundo sea un mejor lugar para vivir.

   

Leave a Reply