La necesidad de un cambio | Brenda Castillo

En un sinfín de ocasiones hemos escuchado que nuestro país necesita un cambio radical en la manera de gobernar, de pensar, de actuar… Sin embargo ¿estamos haciendo algo para que suceda?

Comencemos con el gobierno, día a día se pueden escuchar innumerables quejas acerca de la falta de preparación que tiene el Presidente o de la manera en que se solucionan los problemas en México, pero no nos ponemos a pensar que somos nosotros los culpables de todo esto. ¿Por qué? Porque a la hora de las elecciones solamente nos percatamos de leer dos o tres propuestas, las más importantes o las que todos mencionan, pero no las analizamos y es ahí donde inicia el problema, pues al no conocerlas todas y cada una de ellas, no podemos exigir con argumentos sólidos lo que como mexicanos merecemos.

Por otro lado, seguimos consumiendo televisión basura y el problema, nuevamente, no está en los productores o conductores que la realizan, pues ellos solamente crean el contenido que nosotros mismos solicitamos. ¿Cuándo? Desde el momento en que nos sentamos una, dos, tres o hasta 5 horas a consumir ese tipo de programas que nos presentan un material de mala calidad, lleno de insultos e incluso, de mentiras. ¿Qué pasa por nuestras cabezas cuando tomamos la decisión de sentarnos a ver la televisión?

Sabemos que México está enfrentando un gran problema de contaminación ambiental, pero, ¿qué realizamos para combatirla? En mi opinión, no hemos puesto ni un granito de arena, pues el tirar la basura en su lugar por un día, no genera ningún cambio. Aún estamos confiados en que el planeta es tan grande, que es inagotable; sin embargo, los sucesos de destrucción se han estado haciendo presentes a través de los cambios drásticos de clima, del derretimiento de los polos, la erosión del suelo, entre muchos más. Y ¿qué hacemos? Nada…

Sin duda alguna, todas estas pequeñas acciones “sin importancia” parecen tener un peso muy importante en nuestras vidas, pues a través de ellas se puede generar el cambio que tanto anhelamos tener pero, ¿hasta cuándo haremos algo por México? 

   

Leave a Reply