Los detalles de la vida | Por: Brenda Castillo

En estos últimos días me he puesto a pensar acerca de los grandiosos detalles que la vida nos regala día con día; como el despertar y ver un amanecer lleno de tranquilidad y esperanza, escuchar el canto de los pájaros que con alegría entonan una dulce melodía o simplemente sentir el aire fresco que corre por nuestro rostro invitándonos a sumergirnos en un momento de paz.

Me he dado cuenta que conforme pasan los años nos olvidamos de esas pequeños detalles que de niños nos parecían increíbles y le restamos importancia a aquellas emociones que sentíamos al salir y disfrutar de una caminata en el parque, al saborear nuestro platillo favorito hasta el último bocado o simplemente sonreír al ver globos enormes que de alguna extraña manera volaban por todo el cielo.

La rutina, el trabajo y la aspiración de tener más que el otro nos ha afectado gravemente, pues todo el tiempo estamos observando qué es lo que necesitamos mejorar para superar a quien está arriba de nosotros y alcanzar el poder que éste tiene, nos enfocamos a cumplir las tareas ordinarias al pie de la letra sin dejar un momento para dar un respiro, voltear hacia atrás y observar aquellos detalles que la vida nos presenta a toda hora.

Lo triste de todo esto, es que seguimos esperando que nos pase algo magnífico en la vida, pero no nos damos cuenta que lo único que pasa es la vida misma, que lo grandioso está en esos pequeños detalles que ignoramos porque siempre están ahí. Dejamos que los momentos se conviertan en recuerdos y es en los últimos días cuando reconocemos que todo lo valioso ha terminado, que el tiempo ya no se puede recuperar y que ahora solo nos queda de nueva cuenta esperar a la muerte…

 La vida es un parpadear del universo, no te pierdas el tuyo, pasa en un abrir y cerrar de ojos

– Fernando Álvarez


Por: Brenda Castillo




   

Leave a Reply