Ser maestro al "ahí se va"| TRUTH México

Ahora resulta que si no encuentro trabajo como periodista, puedo presentar un examen y dar clases en una primaria o secundaria de la SEP. ¡Ah, pero qué bella solución a mi desempleo!

El titular de la SEP, Aurelio Nuño Mayer, anunció una modificación a su forma de trabajo. A partir de este año, cualquier ser humano con título universitario tendrá la oportunidad de dar clases en educación básica.

Así, así de simple. Una excelente oportunidad para el profesionista, quien ahora tendrá más opciones en su campo laboral. Un triste desenlace para el alumno, sobre quien repercutirá esta mala decisión.

Es como si una reforma en materia de salud hiciera posible que cualquiera que destine sus horas a leer el área de medicina de la biblioteca, pudiera presentar un examen, obtener una cédula y entrar a quirófano a dirigir una cirugía. Que al cabo practicó en su casa con el bisturí y un tutorial en YouTube…

Creo que todos hemos tenido al menos un maestro a quien no le entendemos absolutamente nada. No es que seamos tontos, no es que no prestemos la atención necesaria, es que al maestro le hace falta explicar mejor.

Es una imprudencia permitir que una persona pueda impartir clases en una escuela cuando no esté capacitada para hacerlo. Existe una institución destinada a formar a quienes tienen vocación para ser maestros. La Escuela Normal proporciona los métodos de enseñanza que necesita un profesor para desempeñarse satisfactoriamente frente un grupo.

Un profesor de educación básica tiene una gran responsabilidad, pues tiene delante de él a niños que están adquiriendo los primeros conocimientos en su formación académica. Son personitas que necesitan de atención y dedicación especial.

De entre los muchos problemas que aparecen en el sistema educativo actual, la falta de capacidad para enseñar y la vocación a su profesión por parte de los maestros, están en el tope. Esto sucede hoy, cuando para poder impartir clases, es necesario contar con el título de Profesor Normal.

Qué pasará cuando un químico, por ejemplo, imparta clases de conocimiento del medio; o cuando un abogado enseñe civismo; o un periodista dé clases de español. Aunque es su campo de estudio, resulta incoherente pensar que un licenciado o ingeniero sin capacitación pedagógica pueda ser maestro.

No generalizo ni juzgo al profesionista. Lo que sí, es que una cosa es tener un conocimiento, y otra muy diferente es saber transmitirlo.

A pesar de ser verdad que existen aquellos que poseen una habilidad innata para explicar a otros sobre algún tema. ¿Qué tal les irá al manejar un grupo de 40 niños?

No cualquiera puede hacerlo. Es preciso prepararse para ello.

Además, al no ser necesario cursar la Escuela Normal para convertirse en maestro, suena lógico que muchos deserten de hacerlo y prefieran estudiar una licenciatura en otra área. Cada vez más maestros estarían menos capacitados para su trabajo y más niños sufrirían las consecuencias.

Aunque, ¿por qué habría de importarme? A final de cuentas, yo ya acabé la educación básica. Exactamente por eso, porque ya pasé por ahí y no me gustaría que el futuro mexicano reciba una educación de mala calidad.


Por: Dalia Gutiérrez

   

Leave a Reply