CREATIVO: Ahora que te vas

No lloro ni por ti, ni tu muerte, lloro por mí. Lloro de lástima por el tiempo que se escurre entre nuestras manos y al final todo termina.

¿Y luego?, me preguntaron después de contar que te habías muerto y no supe qué contestar, porque nunca he sabido que sigue después de una muerte. Es incierto qué sucede con los que se van, pero también es incierto qué sigue para los que nos quedamos.

Las lágrimas que corren por mis mejillas son porque sé que extrañaré tu presencia, que sentiré extraño no verte salir cuando llegue a tu casa, pero lloro aún más por el pasado, por lo tontas que somos las personas al dejar pasar los días y pensar en hacer algo, pero dejarlo para después.

Lloro por las cosas que no hice, por las que quería hacer mientras estuvieras. Lloro porque sé que deje pasar oportunidades para verte y platicar.

Sin duda no lloro por ningún muerto, sino lloro por el tiempo en que estabas aquí y deje ir. No lloro por ningún muerto, más bien lloro por mí, porque te extrañaré, porque me quedo sin poder hacer más.

Siempre nos piden que oremos por los que se han ido y esta no fue la excepción, pero más bien, le pido al que se fue que haga oración por los que nos quedamos, porque nos quedamos con un vacío de tiempo, de oportunidades y por su puesto de su presencia.

Buena carrera, llegaste a la meta, E.R.C.

 

This website contains opinionated posts. View at your own discretion.

Subscribe now!

Subscribe today and get future blog posts your email.

 

Leave a reply