Para ganar en el fútbol, hay que gastar | Por: Ediel García

Tigres y Rayados, dos equipo de fútbol que con el pasar de los años representan más a la ciudad que el mismo Cerro de la Silla, el machacado o la invasión de botargas que se vivió por muchos años, recordándonos una vez más que siempre habrán personas que harán lo que sea por hacer el ridículo en televisión.

Algo tiene el fútbol que une a personas de todo tipo. Y claro, estos seguidores de Tigres y Rayados se unen por una causa en específico que aceptan sin pensar, orgullo, honor, prestigio y cualquier otra basura que los ayude dormir en la noche.

Los equipos son una máquina que generan emociones, experiencias, alegrías y tristezas, y claro, dinero, mucho dinero. Y es que, al final de cuentas un equipo de fútbol es un negocio muy redituable, sobre todo si sus sedes se encuentran en una de las ciudades más caras del país.

Para aquél que no lo sepa, Tigres y Rayados suman alrededor 100 millones de dólares como inversión sólo en futbolistas. Sí, esta no es una cifra muy grande si lo comparamos con equipos europeos, pero creo que todos podemos estar de acuerdo en que 100 millones de dólares no solamente es mucho dinero, es un chingo de dinero.

Vamos a repasar algunas de las contrataciones de los dos equipos solo para darnos una idea (advierto: muchos de los dato siguientes van desde el 2010 hasta la fecha. Esto por si algún Tigre o Rayado se quiere pasar de imprudente:

En el torneo Bicentenario 2010, Tigres fichó al brasileño Éverton Cardoso, quien costó 5.7 millones de dólares. Tiempo después, en el 2012, Tigres gastó 6 millones de dólares por Edno Cunha y Elías Hernández; ninguno de los dos tuvo un paso afortunado por la institución. Un año más tarde, Tigres sumó 3.2 millones de dólares a ese dinero mal invertido con Emanuel Villa, quien entre lesiones y bajo rendimiento pasó de noche durante su estancia con los de San Nico. Y señores, esto no es todo, recientemente, Tigres hizo una inversión de casi 20 millones de dólares por jugadores extranjeros que al menos por ahora están dado resultados (dicen).

Por otro lado, Rayados ha sido más atinado en sus inversiones, pero a un muy alto costo. Solamente en su “legión colombiana” se invirtieron 19.8 millones de dólares siendo 5 jugadores contratados, que por cierto 13.8 millones de esa cantidad fueron para el delantero Dorlan Pabón. Además de los 14.4 millones de dólares desembolsados en el mercado invernal. Esto no nos debería de sorprender si seguimos la filosofía de Luis Miguel Salvador, presidente de la institución, que alguna vez dijo: "Estamos conscientes que vamos a necesitar jugadores y vamos a ir por ellos, no importa el gasto si se traduce en títulos".

La realidad es que la rivalidad entre estos equipos y sus seguidores va más allá de resultados; en las calles de la ciudad, en los medios de comunicación y hasta en las reuniones familiares se pelean por el orgullo de su equipo, el honor, y el querer ser los colores que representen a la ciudad, sin importar cuánto dinero se tenga se desembolse. Al fin y al cabo “hay billetes”. (Y no, comprar caguamas en el depósito no paga el salario de los jugadores, es mucho más complicado que eso. Solo para que sepan).

 

Por: Ediel García

   

Leave a Reply