Queda prohibido no crear mi historia

El despertar cada mañana sin algún motivo es ciertamente una desmotivación.

El despertar cada mañana sin tener alguien a quién desearle los buenos días, es ciertamente una decepción.

El despertar cada mañana sin tener a dónde ir, es sin duda alguna una razón para deprimirse.

Pero el despertar cada mañana sin un propósito es la causante de todas las anteriores.

Hay gente que quiere convertir las mañanas en noches, con el fin de poder dormir y desaparecer. Hay otras que despiertan como si la noche solo hubiese adquirido una extensión. Pero hay otras que buscan al día una intención; esa intención adquiere forma de propósito, y aunque el fin último de la vida es vivir, la vida se convierte en episodios de intención. ¿Qué quiere decir esto? Que si no sueñas, planeas y trabajas, los días pasarán lento, pero la vida veloz. Cualquier propósito es válido, puede involucrar dar cariño a los que no lo reciben, escribir un libro, dibujar, aprender a tocar un instrumento, graduarte, conseguir un mejor empleo, conocer el amor... Los propósitos, siempre y cuando vengan del corazón y se luchen con amor, encontrarán el éxito, inmediato o a largo plazo, pero lo harán.

Les dejo este poema escrito por Alfredo Cuervo y recitado por el grande Ricardo Darín. Les aseguro que estos tres minutos les harán querer descubrir su propósito.

This website contains opinionated posts. View at your own discretion.

Subscribe now!

Subscribe today and get future blog posts your email.

 

Leave a reply