Seremos lo que queramos ser | Por: Missael Dávila

Es irremediable toparse con frases que tratan de alentarnos  para salir adelante y cumplir con nuestros objetivos. El mundo habrá de ofrecernos también el ímpetu con el que las personas que siguen trabajando por sus sueños, de alguna forma intentan inspirarnos, y puede ser desde compartir una imagen motivacional, alguna frase inspiradora y uno que otro video reflexivo en Facebook.

Nunca he creído al cien por ciento en esto de la “motivación”, pero debo admitir que a veces nos sirve como batería para no olvidarnos de que las cosas que nos imaginamos son posibles, y que no podemos rendirnos porque alguien allá afuera también está luchando por cumplir un sueño.

El día de hoy quisiera contarles un poco sobre lo que yo pienso que puede ser la fórmula para poder cumplir con tus metas, la que me ha llevado a tener una gran cantidad de satisfacciones temporales y permanentes, y que a través del tiempo, he podido ir moldeando a forma de que ahora puedo llamarlo, mi ideología de vida.

La importancia de conocernos a nosotros mismos es meramente un asunto de necesidad, a veces creemos que conocer a los demás y la forma en la que funcionan las cosas es primordial para “comerse al mundo” y así conseguir lo que anhelamos, pero en mi muy humilde opinión, cuando uno llega a conocerse a sí mismo y logra conocer hasta donde es capaz de llegar, es cuando realmente nos damos cuenta de la grandeza que tenemos como individuos, y de lo mucho que podemos llegar a hacer.

Hace unos días, me topé con una publicación en Facebook que decía lo siguiente:

asdasd

 

“Seremos lo que queramos ser”…

Inmediatamente al verlo, y tengo que confesarles,  no le tomé la importancia necesaria pues, como les dije, nunca he sido de los que creen que la motivación provenga del exterior, sino de nosotros mismos, sin embargo, esta frase quedo retumbando de alguna forma dentro de mi cabeza y hoy me armé de valor para poder darle el verdadero significado que se merece.

Gracias a que siempre me ha gustado complicarme la vida y darle un significado mucho más profundo a lo que percibo, he podido comprender que me ha funcionado saber qué es lo que exactamente busco y quiero, tuve que pasar por un largo proceso de auto reconocimiento y así fue como me di cuenta de que nosotros somos los culpables en muchas ocasiones de no llegar hasta donde deseamos.

El rollo es buscarle, no rendirse, saber que a los que todos tachaban de locos terminaron siendo genios, y que lo único que nos hace mejores es nuestro deseo por mejorar y siempre darlo todo, siempre tener una entrega completa por aquello que nos apasiona y que tanto queremos llegar a realizar.

Hoy me siento muy feliz porque he conseguido más de lo que podría haber imaginado, y esto gracias a que comprendí que todo depende de mí, y en la convicción con la que vivo mi día a día, me siento ahora con todo lo necesario para hacer lo que siempre he querido hacer, aprender, vivir, salir allá afuera y enseñarle al mundo de lo que estoy hecho.

Tenemos que ser firmes en lo que queremos y  recordar que después de todo, los límites los marcamos nosotros mismos.

 

Por: Missael Dávila

   

Leave a Reply