CREATIVO: Vivir en Monterrey e irle al América

Vivir en Monterrey e irle al América está curado. Eres víctima de bullying futbolero, siempre. Pero creo, que eso es lo bonito del fútbol. Más allá de los colores, existe un “algo” que solamente los amantes del fútbol podremos entender. Esa sensación provocada cuando tu equipo anota gol, que con ningunos otros colores sientes; pensar que solamente están los 11 jugadores, el D.T. y tú en el campo; festejar sin importar cuan ridículo te veas; eso, es fútbol.

En Monterrey, creo que lo recién descrito se vive igual, sólo que a la décima potencia. Si bien siempre he pensado que la grandeza de un equipo no la determina la cantidad o calidad de los aficionados, sino en la cancha, con campeonatos, en la ciudad del norte creo que eso no es relevante.

Aquí, la gente está enajenada con sus equipos, no hay otro para ellos. Aman a la institución, tanto como a su pareja, sino es que más; idolatran a los futbolistas como si se tratase de un santo de su devoción. El fútbol siempre es un tema en la ciudad, es más, si no te gusta el fútbol eres visto como “raro”. El balón lo es todo para los regios.

Para uno que no es miembro de su culto “Tigre” o Rayado”, está medio tripeado ese asunto. Cerveza y carne asada ilimitada; o eres de los suyos, o eres como enemigo en casa; para ellos, la Selección Mexicana debe estar conformada de todos los jugadores de la Sultana del Norte;  nunca hay algo más, solamente Monterrey o Tigres, wtf.

Sin embargo, hay algo qué reconocer, son las mejores personas para ver el fútbol y pasar un buen rato. Los regios son cosa seria, viven lo que hacen como si no hubiera mañana, trabajan duro todos los días para poder de una u otra manera ser felices, utilizando el mucho o poco dinero que se tenga para gastarlos en 90 minutos de desestrés absoluto, de gritar, de celebrar y de disfrutar.

Con motivo de la inauguración del nuevo Estadio del equipo de Monterrey, sé que la afición va a demostrar que en Nuevo León sí existe una buena cultura dentro de los estadios; que las familias aún pueden seguir asistiendo a los partidos y que en la Ciudad de las montañas, todo es carro y diversión; sin peleas, ni violencia.

Por otra parte, con motivo de la Copa Libertadores, esperamos que Tigres pueda conseguir la gloria, poniendo a México en lo más alto por primera ocasión en dicho torneo, hay un sentimiento compartido de que ya es hora de luchar contra la historia y de demostrar de qué estamos hechos los mexicanos, orgullo regiomontano.

Puedo reconocer que sí, son la mejor afición de México, en su bizarra e histérica manera, pero díganme, ¿en qué otra parte hay tal euforia por un par de equipos de fútbol?

“De todas las cosas sin importancia, el fútbol es, de largo, la más importante”

-Juan Pablo II

Un regio americanista...

   

Leave a Reply